Antes de iniciar con el tema de esta semana, quiero agradecerte por leer mi primera columna, ¿Te la perdiste?, no te preocupes chécalo aquí.

Ahora sí, hablemos sobre la tecnología, si bien es cierto, llegó para facilitarnos la vida de diferentes maneras, pero también en ocasiones se puede volver un dolor de cabeza, sobre todo para las personas en un rango de edad más avanzada.

Debemos de tener claro, que toda institución, negocio, incluso, nosotros como miembros de la sociedad, tenemos la necesidad y la capacidad de adaptación. Si bien, las brechas generacionales existen, debemos de encontrar ese punto medio, para trabajar de la mano con la tecnología.

A continuación te comparto unos tips, para que puedas ir adaptándote y acostumbrándote a la tecnología:

Te recomiendo iniciar, con cursos o talleres básicos de computación, no tengas miedo, ni pena, la capacitación es una de las principales herramientas.

Invierte un poco en aparatos tecnológicos de buena calidad, me refiero a un equipo de cómputo, un Smartphone, o una Tablet. Las opciones que ofrece el mercado son infinitas, estoy segura que algo se podrá adaptar a tu presupuesto.

En la actualidad, la mayoría de las personas, estamos realizando “Home Office” así que te invito a invertir en una buena conexión a internet, existen diferentes compañías y paquetes que te pueden servir.

Comienza a investigar sobre algunos temas de tu interés, y de los cuales, quieras volverte un experto. A la hora de revisar en los buscadores, irás entrando en confianza con la tecnología.

¡Asesórate con los profesionales! ¿Tienes dudas, sobre los cursos que te podrían ayudar? ¿No conoces plataformas que te puedan brindar las herramientas necesarias? Escríbeme, puedo ayudarte.

¡Infórmate! Platica con tus familiares, amigos, conocidos y compañeros de trabajo, sobre los programas, aplicaciones y redes sociales, que pueden ser tus nuevos aliados.

Y lo más importante que puedo recomendarte, ¡No le tengas miedo ni a la comunicación y menos a la tecnología!

Me dará mucho gusto conocer tus opiniones, no dudes en escribirme.

¡Hasta la próxima!