Recientemente estaba platicando con una amiga sobre lo estresante y desafiante que pueden llegar a sentirse las entrevistas de trabajo, desde el momento en que nos informan que nuestra cita será tal día a tal hora se nos pueden llegar a presentar en la mente miles de “obstáculos” creados por nosotros mismos.

Sin embargo, podemos llevar a cabo ciertas acciones de comunicación no verbal para ayudar a generar una buena primera impresión en nuestra entrevista de trabajo.

Puntualidad: Definitivamente llegar a tiempo o un poco antes a nuestras citas habla bien de nosotros, de nuestros hábitos, de nuestra educación y del respeto que le damos al tiempo de la otra persona.

Pulcritud: Hemos escuchado la frase; “De la vista nace el amor”, por supuesto la entrevista de trabajo no es para encontrar a tu alma gemela, pero con la imagen que proyectes puedes ayudar a que los reclutadores te consideren como una de las mejores opciones para ocupar ese puesto. Procura que tu vestimenta se encuentre limpia, planchada, que te ajuste a la perfección, evita que las mangas te cubran las manos, de preferencia no uses pantalones que los llegues a pisar y/o arrastrar. La comunicación no verbal se verá reflejada con el grado de comodidad que tengas, al igual que tu concentración para responder las preguntas que te realicen. La pulcritud no sólo deberá de ser parte de tu vestimenta, también en ti mismo, procura llevar las uñas cortadas y limpias, cuida cada uno de los detalles de tu persona, recuerda que es parte del mensaje que estás dándole al mundo sobre ti y muchas veces el mensaje no es el adecuado.

Prepara los documentos solicitados, siempre ve un paso adelante, en lugar de llevar un CV impreso, ten listo dos, ten copias de los documentos oficiales que piden con mayor frecuencia, verifica la actualización, por lo menos en México piden que el periodo no sea máximo a tres meses. Llegar con todo ordenado y completo hablará de que eres una persona organizada, responsable y con ganas de unirse a ese equipo de trabajo.

El contacto visual es muy importante, estarás enviando el mensaje de seguridad, empatía, amabilidad y respeto.

Evita masticar chicle durante la entrevista, si sientes que la boca se pone seca o amarga, te recomiendo traer una pequeña caja de pastillas refrescantes.

Sabemos que los nervios son parte de nosotros, sin embargo, nos pueden jugar una mala jugada a la hora de comunicarnos, te recomiendo hacer respiraciones profundas para tratar de controlar tu mente.

Lo más importante, a mi consideración es que no dudes de tus habilidades, aptitudes y de que eres la persona adecuada para ese trabajo.

Muchas gracias por leerme y te recuerdo que me encuentras en mis redes sociales como: @soymarcastro, @soymarcastro1 y @mar castro, nos saludamos el próximo mes.